Al sur de la capital hispalense, a apenas 30 kilómetros y en plena campiña se encuentra Utrera, un municipio sevillano con 55.000 habitantes considerado la cuna del flamenco más puro y que esconde, entre sus laberínticas callejuelas blancas, numerosos rincones con encanto que guardan grandes secretos gastronómicos como Besana Tapas.

Situado en lo más profundo del Callejón del Niño Perdido, una estrecha callejuela de paredes de color blanco impoluto y flores en sus ventanas cuya entrada se encuentra enmarcada por una de las antiguas puertas de la ciudad, se encuentra Besana Tapas. Este curioso local, con aspecto de clásica taberna de comida tradicional de pueblo, lleva años revolucionando la forma de tapear en Utrera e incluso ha llevado numerosas distinciones de la alta cocina hasta este encantador municipio sevillano.

Sorprendente aspecto interior del innovador Besana Tapas en Utrera.
Sorprendente aspecto interior del innovador Besana Tapas en Utrera.

Pese a todo este reconocimiento y con más de 13 años de trayectoria a sus espaldas, siguen fieles a sus principios y es que su propia definición es toda una declaración de intenciones que siguen a rajatabla: sin pretensiones de restaurante y sin complejos de bar. Y exactamente eso es lo que encontramos entre sus paredes y fogones, una gastronomía de alta cocina llevada al formato de tapa, con precios comedidos, servidos en un entorno rústico de taberna con paredes encaladas y taburetes altos que le restan formalidad al conjunto y suman cercanía a una experiencia donde la gastronomía es tan solo un invitado más a una velada de amigos.

Patatas Bravas de Besana Tapas
Patatas Bravas de Besana Tapas

La experiencia en Besana Tapas comienza antes incluso de llegar al establecimiento. Se encuentra situada en el céntrico Callejón de los Niños Perdidos, una antigua callejuela de la judería utrerana que conserva todo ese encanto tradicional y que con su pequeño recorrido peatonal nos va poniendo en contexto de lo que nos vamos a encontrar. Con una pequeña terraza de mesas altas y taburetes colocados estratégicamente en las sombras que el estrecho callejón deja, el interior del establecimiento es pequeño y caótico (en el buen sentido), con dos estancias de formas angulosas aprovechadas al límite para meter a cuantos más comensales posibles rescatando todo el encanto de una clásica taberna o casa de comidas de paredes blancas y vigas de madera. Sin embargo, una vez que visualizas la carta o ves las creaciones servidas en otras mesas todo cambia.

Pionono de Cordero de Besana Tapas
Pionono de Cordero de Besana Tapas

Su carta dispone de una amplia variedad de tapas (no trabajan otro formato) de tamaño generoso y con precios que van entre los 4 y los 5 euros como máximo. Disponen de todo tipo de creaciones a cual más original y con sabores aptos para todos los paladares. Los divididos entre clásicos, entrantes y carnes, aunque por su pura concepción de tapas y la multitud y variedad de ingredientes y elaboraciones puedes disfrutar de todas ellas sin orden ni concierto, dejándote llevar simplemente por tu gula y tu instinto (y por las recomendaciones que su amable y atento personal pueda darte en cualquier momento).

Las tapas, de pequeño formato pero con un tamaño justo para compartir, invitan a probar multitud de platos pudiendo abarcar entre varios comensales prácticamente la totalidad de la carta en un día de bastante apetito. Especialmente conocida por su originalidad es la tapa de Patatas Bravas, presentadas en forma de Gofre. Este mismo caso es el que nos llevaría a recomendarte su Donut de Carrillada con falso glaseado de queso de cabra o, especialmente recomendado, el pionono de cordero con jugo de tomate al palo cortao y curry, uno de sus platos estrella. Sin embargo hay otras tapas más discretas pero altamente recomendadas como su ensalada templada besana de Cherry, gulas y tallarines que te dejará altamente sorprendido o su espectacular brioche de cola de toro. Pero esto son sólo unas modestas sugerencias de alguien que ha disfrutado en varias ocasiones de su cocina pero que te invita a dejarte llevar por tu instinto la hora de probar sus creaciones.

Donut de Carrillada de Besana Tapas
Donut de Carrillada de Besana Tapas

Para regar toda esta comida disponen de diferentes opciones, desde una tradicional caña de cerveza a algunas opciones especiales. Igualmente tienen una amplia bodega con todo tipo de vinos con especial atención a los de producción andaluza y extremeña. Pero sin duda lo que más llama la atención son sus originales cócteles, que aunque no son numerosos (únicamente tres variedades) si que rompen completamente con la estética del local, haciéndolo todavía más especial.

A la hora del postre siguen con la misma forma de trabajar que con el resto de platos, con tamaños adecuados para tomar de forma individual o para compartir entre dos. Entre sus numerosas opciones su estrella es sin duda su torrija, que sirven durante todo el año y la presentan acompañada de helado y en un bote cerrado lleno de esencia de incienso para darle el toque final. Sin embargo, si te acercas en épocas calurosas te recomendamos su original tarda de queso que no se parece en nada a lo que sueles probar, pues se presenta en forma de crema de queso con virutas de galleta y pequeños trozos de frambuesas congeladas para darle el toque final refrescante.

Tarta de Queso de Besana Tapas
Tarta de Queso de Besana Tapas

En cuanto a precios, acudiendo en pareja y pidiendo cinco tapas a compartir entre ambos, junto con un postre y algunas bebidas nos da un coste total de unos 20 euros por persona, o incluso menos. Dependiendo del hambre que llevemos. ¿Todavía con dudas de si probar o no uno de las mejores relaciones calidad precio de la provincia de Sevilla?

Información práctica

Artículo anteriorGrosso Napoletano, la cadena de auténticas pizzas napolitanas llega a Sevilla

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.