El Museo Thyssen-Bornemisza, situado en pleno Paseo del Prado y a escasos metros del imponente Museo del Prado, es una de las colecciones privadas de arte más impresionantes que existen en el mundo. Pese a su carácter privado, desde hace años tanto el edificio como sus colecciones han entrado a formar parte del patrimonio nacional y de lo que se conoce como el Triángulo del Arte de Madrid, nombre que se le da al área de la ciudad situado en los alrededores del Paseo del Prado y que cuenta con los tres grandes museos de la capital de España, que permiten por sus temáticas y colecciones conocer gran parte de la historia y los estilos del universo pictórico. Se tratan del Museo del Prado, el Museo Thyssen-Bornemisza y el Museo Reina Sofía. Estas instituciones cuentan incluso con un abono común para poder entrar en todas ellas con la misma entrada.

Aunque el origen de la colección Thyssen-Bornemisza es privado, en la actualidad pertenece al estado tras adquirir, por 350 millones de dólares, toda la colección tan sólo un año después de la inauguración del museo, en 1993. Desde 2004 se suma a este legado una parte destacada de la colección, todavía privada, Carmen Thyssen-Bornemisza, con más de doscientas obras en depósito gratuito que completan los estilos y géneros presentes en la colección permanente.

Durero, Rafael, Tiziano, Rubens, Rembrandt, Caravaggio, Manet, Renoir, Cézanne, Van Gogh, Gauguin, Kandinsky, Picasso, Hopper, Rothko…  Impresiona la lista de grandes nombres de la historia de la pintura que la componen, y sorprende también que sea el resultado de tan solo dos generaciones de coleccionismo privado.

Historia del Museo Thyssen-Bornemisza

August Thyssen.
August Thyssen.

Aunque los artífices de la colección Thyssen son esencialmente los barones Heinrich y su hijo Hans Heinrich (especialmente tras casarse con Carmen Cervera y acercarse a España definitivamente), no es posible entender la historia de la colección, y por tanto del museo, sin referirse a la figura de August Thyssen, artífice del imperio económico de la poderosa familia basado en la industria siderúrgica. Ya en su madurez, justo antes de la Primera Guerra Mundial, realizó un primer intento de creación de una colección de arte a través del encargo de varias esculturas de mármol al famoso escultor Auguste Rodin, pero el estallido del conflicto truncó su deseo y retrasó el acercamiento de los Thyssen al arte. Hoy en día, cuatro de dichas obras que dan origen a la colección pertenecen todavía a la familia y dan la bienvenida cada día a los visitantes desde el hall de entrada al museo.

Con el paso de los años, Heinrich, el tercero de los siete hijos de August Thyssen recupera el interés de la familia por el arte y comienza a formar su propia colección. De su enlace en 1905 con la baronesa Margit Bornemisza de Kászon, hija de un noble húngaro, procede el definitivo nombre de la colección y del museo. A pesar de las dificultades de la posguerra, y ya residiendo en Amsterdam, Heinrich continuó coleccionando arte sin parar y haciendo crecer cada vez más la colección, especialmente centrado en arte antiguo. Logró reunir hasta 1947, año de su muerte, 525 pinturas de gran valor. Incluso, en 1930, organizó una exposición de gran éxito en Munich que lo animó a continuar con las adquisiciones y madurar la idea de una exposición permanente, que finalmente creó en la localidad suiza de Lugano en 1936. Sin embargo, el estallido de la segunda Guerra Mundial obligó a su cierre y reapertura, diez años después, ya en las manos de su hijo menor Hans Heinrich.

Hans Heinrich Thyssen posa con su colección de arte.
Hans Heinrich Thyssen posa con su colección de arte.

Hans Heinrich quedó al mando de los negocios familiares y también de la colección privada, que tuvo que ir recomprando tras ser diseminada por la herencia de su padre. Poco a poco logró reunir gran parte de las obras de la anterior colección, comenzando a comprar nuevos cuadros a partir de los años 50 y 60, momento en el que comenzó a interesarse por el expresionismo, impresionismo y las vanguardias del siglo XX. Pronto la galería de Lugano se antojó pequeña para la gran cantidad de obras que iban entrando en la colección, comenzando un proyecto de exposiciones temporales por todo el mundo, incluyendo España.

A la misma vez, inició negociaciones con diferentes países para buscar un nuevo emplazamiento más amplio y definitivo que permitiera exponer permanentemente la mayor parte de la colección, a la vez que asegurara la integridad de la colección. Entre estos ofrecimientos surge el del gobierno español, que propone el Palacio de Villahermosa, prácticamente enfrente del Museo del Prado, asegurando la conservación y unidad de la colección. Los argumentos propuestos por los españoles, unido a la influencia de su esposa, la española Carmen Cervera, deciden finalmente al Barón a elegir Madrid para instalar la colección permanente. En 1992 se inaugura, finalmente, el flamante nuevo museo Thyssen-Bornemisza como parte del conocido como Triángulo del Arte de Madrid.

Interior de una de las galerías del Museo Thyssen-Bornemisza.
Interior de una de las galerías del Museo Thyssen-Bornemisza.

Apenas un año después de su apertura, la satisfacción de la familia con el desempeño del Museo hizo que se llegara a un acuerdo para la compra definitiva de la colección por parte del Gobierno español por 350 millones de dólares, con la condición de mantener el nombre del museo y la unidad de las obras adquiridas.

En paralelo, Carmen Thyssen había empezado a formar, junto con el Barón, una nueva colección privada, que desde 2002 sumó, a modo de préstamo, a la colección permanente del museo Thyssen-Bornemisza.

Mapa del Museo Thyssen-Bornemisza

Mapa-Museo-Thyssen.pdf (78 descargas)
Mapa del Museo Thyssen-Bornemisza, con las principales obras maestras.
Mapa del Museo Thyssen-Bornemisza, con las principales obras maestras.

Recorridos recomendados en el Museo Thyssen-Bornemisza

Quappi con suéter rosa, Max Beckmann. 1932-1934.
Quappi con suéter rosa, Max Beckmann. 1932-1934.

Desde la propia organización proponen una serie de recorridos temáticos que permiten recorrer la amplia colección con una perspectiva diferente y pudiendo centrarse en ciertos detalles que conectan obras de arte aparentemente diferentes. Más información»

Gastronomía

Recorrido de temática gastronómica que busca satisfacer el apetito del visitante, ofreciéndole un estímulo para el paladar y un festín para la mirada a través de diferentes obras y diferentes estilos, pero con el denominador común de la alimentación, en un sentido amplio de la palabra. Más información»

Arte y Sostenibilidad

Se trata de un itinerario creado para fomentar el pensamiento sostenible a través de diferentes obras y de diferentes estilos pictóricos, pero que ponen en relación arte y desarrollo sostenible en términos de ecología, economía y sociedad. Más información»

La Moda

Una mirada a través de los siglos y a través del ojo de los grandes artistas de la pintura con la que descubrir la evolución de la moda, los tejidos, las texturas y los colores y su reflejo en el arte. Más información»

Joyas

El mundo de las joyas, sus estilos, técnicas y usos, vistos a través de una selección de obras que muestran la importancia y evolución del arte de la joyería y su relación con la pintura. Más información»

Amor diverso

Temas, iconografía y personajes relacionados con la cultura, la sensibilidad y la experiencia del colectivo LGTBI han estado presentes en el arte, a veces de manera casi invisible. Este recorrido propone adentrarse en el arte con una mirada diferente para abordar conceptos como identidad y orientación sexual. Más información»

La Cultura del Vino

Ligado a los rituales religiosos y a la vida cotidiana, privilegio de los poderosos y consuelo de desdichados, estímulo de los sentidos y fuente de salud, el vino ha sido una importante inspiración artística. Descubre su vinculación con el arte a través de diferentes obras y estilos pictóricos. Más información»

Obras Maestras imprescindibles del Museo Thyssen-Bornemisza

Les Vessenots en Auvers, Vincent Van Gogh (1890)
Les Vessenots en Auvers, Vincent Van Gogh (1890)

Dalí, Caravaggio, Van Gogh, Monet… la lista de nombres que cuelgan de las paredes del Museo Thyssen-Bornemisza es interminable e impresionante. Cerca de mil obras que abarcan desde el siglo XIII hasta el siglo XX, completando la oferta pictórica del Triángulo del Arte y convirtiendo la moderna pinacoteca en una parada obligatoria para los amantes de la pintura.

Ante tal extensión y número de obras, proponemos una selección de las principales obras maestras por su popularidad, calidad artística o simbolismo histórico para que, si tienes poco tiempo, puedas centrarte en las principales pinturas disfrutando así de la colección. Más información»

Consejos prácticos y precios del Museo Thyssen-Bornemisza

El museo Thyssen-Bornemisza es uno de las instituciones más populares de Madrid para los amantes del arte y requiere algo de planificación y algunos consejos para poder disfrutar de la mejor manera posible.

Horario del Museo Thyssen-Bornemisza

Los horarios de visita del museo Thyssen Bornemisza son de martes a domingo, de 10 a 19 horas, con último acceso media hora antes del cierre. Por su parte, las exposiciones temporales suelen poder visitarse los viernes y los sábados hasta las 21 horas, con último acceso una hora antes.

Los festivos que cierra el museo Thyssen de Madrid son el 1 de enero, 1 de mayo y 25 de diciembre; los días 24 y 31 diciembre tiene un horario reducido de 10 a 15 horas.

En determinadas épocas del año el tiempo de visita se amplia, como sucede con los horarios extraordinarios de verano del museo Thyssen, cuando la visita de las exposiciones temporales es de martes a sábado hasta las 11 de la noche.

Precios del Museo Thyssen-Bornemisza

El precio de la entrada (2019) es de 13 euros, con una tarifa reducida de 9 euros de la que se benefician mayores de 65 años, pensionistas, estudiantes o titulares de Carné Joven. Esta entrada da acceso tanto a la colección permanente como a las exposiciones temporales.

Visitar gratis el Museo Thyssen-Bornemisza

Gracias al acuerdo de colaboración y patrocinio entre el museo y Mastercard, es posible visitar gratuitamente el Museo Thyssen-Bornemisza en horario reducido y con acceso sólo a la colección permanente los Lunes de 12:00 a 16:00.

Información Práctica

  • Precio: 13€ la entrada general. 30,40€ el abono Paseo del Arte con acceso al Museo del Prado, Museo Thyssen-Bornemisza y Museo Reina Sofía.
  • Horario: Colección Permanente: Lunes: 12:00-16:00 h y Mar-Dom: 10:00-19:00 h. Exposiciones temporales: consultar web oficial
  • Zona Turística: Paseo del Prado
  • Metro: Banco de España (L2)
  • Cercanías: Madrid-Atocha, Madrid-Recoletos, Madrid-Sol
  • Autobús: 001, 10, 14, 26, 27, 32, 34, 37, 45
Artículo anteriorObras Maestras imprescindibles del Museo Thyssen-Bornemisza
Artículo siguienteObras maestras imprescindibles del Museo Reina Sofía

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.