La calle de Alcalá es una de las vías más conocidas, populares e importantes de Madrid. Con sus más de 10 kilómetros (10.200 metros) de longitud es la calle más larga de la ciudad, iniciando su recorrido en pleno centro de Madrid (en la Puerta del Sol) hasta el distrito San Blas-Canillejas, a la altura de la M-40 (el segundo anillo de circunvalación de Madrid). Su emblemático recorrido atraviesa cinco distritos y 16 barrios. Permite ver, sobre todo en sus primeros metros, importantes puntos de interés como el Edificio Metrópolis, el Círculo de Bellas Artes, el Banco de España, la estatua de Cibeles, el Palacio de Cibeles (sede del Ayuntamiento de Madrid), el Parque del Retiro o la Puerta de Alcalá.

Historia de la Calle Alcalá

Como bien indica su nombre, la calle Alcalá es la calle que se dirige hacia la ciudad de Cervantes, Alcalá de Henares, a pocos kilómetros de Madrid. Sin embargo, además de dicho nombre, ha sido conocida de muchas otras formas.

En sus orígenes, antes de que Madrid se convirtiera en capital del reino, este camino era conocido como Calle de los Caños de Alcalá, por existir allí una fuente con este nombre cerca de dos grandes olivares en los que se ocultaban muchos malhechores que asaltaban y mataban a los viajeros. Sin embargo, la situación dio un giro radical una vez que Felipe II trasladó la corte a Madrid, momento en el que se puso de moda entre los personajes más importantes de la villa construir sus residencias precisamente en esta zona. Fue en este momento cuando desapareció la fuente y pasó a denominarse calle de Alcalá, por su destino.

Más que un camino la calle era una cañada para el traslado de ganado y el paso ocasional de algún viajero, y aún hoy lo sigue siendo. Testimonio de ello son los dos mojones que, en la plaza de la Independencia y cerca del cruce con la calle de Ayala, a la altura del número 181 de nuestra calle, lo atestiguan. Fue con la llegada de la corte y el establecimiento de importantes familias cuando se comenzó a urbanizar y a denominarse, oficialmente, Calle de Alcalá, que partía del centro de la villa hasta donde hoy podemos encontrar la Plaza de Cibeles, lugar en el que se construyó en 1636 una primera Puerta de Alcalá que desapareció en 1639 para dar paso a la popular obra de Sabatini y actual Puerta de Alcalá. Durante mucho tiempo la calle de Alcalá terminó aquí.

Aspecto de la calle de Alcalá en 1960.
Aspecto de la calle de Alcalá en 1960.

Tras las posteriores obras de urbanización que fueron ampliando la ciudad, la calle de Alcalá se fue poco a poco estirando hasta comenzar a amenazar la propia carretera de Aragón (la extensión fuera de la ciudad de nuestra popular calle), cada vez más corta. Llegando poco a poco hasta los más de 10 kilómetros de extensión que la convierten en la calle más extensa de la ciudad.

Curiosidades de la Calle Alcalá

Una calle tan larga y con tanta historia tiene varias curiosidades o anécdotas que la hacen todavía más interesante.

La calle más larga de Madrid y la tercera más larga de España

Con sus más de 10 kilómetros de longitud la Calle de Alcalá es la más larga de Madrid y la tercera de España. Tiene casi 600 números en su callejero. A nivel nacional, por delante de ella sólo se encuentra la Gran Vía de les Corts Catalanas y la calle Valencia, ambas en Barcelona. Hay rumores de que la extensión de la actual calle está, en parte, motivada por cierta rivalidad entre ambas ciudades.

Conocida como la calle de los Banqueros

Fachada principal del edificio del Banco de España.
Fachada principal del edificio del Banco de España.

Durante gran parte del Siglo XX, la calle de Alcalá era conocida como la calle de los Banqueros, debido a que era la zona en la que se situaba las principales sedes de las empresas que disponían del poder financiero de la ciudad y del país. Hoy en día todavía mantiene cierto “poder financiero” pese a que muchos bancos se han mudado a zonas más alejadas y edificios más modernos. Por ejemplo en su trazado todavía puede verse la sede del Banco de España.

Cañada Real para el transporte de ganado

La calle de Alcalá repleta de ovejas durante la fiesta de la Transhumancia.
La calle de Alcalá repleta de ovejas durante la fiesta de la Transhumancia.

Parte de la calle de Alcalá fue (y es) una Cañada Real, un camino dedicado al traslado del ganado. Testimonio de ello son los dos mojones que, en la plaza de la Independencia y cerca del cruce con la calle de Ayala, a la altura del número 181, lo atestiguan. De hecho, una vez al año se celebra la tradicional fiesta de la transhumancia en la que los pastores reivindican el uso de la calle de Alcalá como cañada, permitiendo a los curiosos que se acercan disfrutar de la pintoresca imagen de las ovejas y cabras pasando por una de las calles de más tráfico de la ciudad.

Lugar de olivares y malhechores

La calle, antes de poder considerarse calle, era un mero camino que atravesaba un olivar de gran densidad en el que se producían numerosos altercados y hechos violentos. Los malhechores y ladrones aprovechaban los grandes olivos para asaltar a viajeros y comerciantes. Con la llegada de la corte a la ciudad, la corona mandó talar el olivar aledaño y urbanizar la zona para dar cabida a las viviendas de los nuevos habitantes.

Una calle muy torera

Las grandes plazas de toros de Madrid siempre han estado en la calle Alcalá, por lo que podemos decir que la historia de la vía está íntimamente ligada a la tauromaquia. Tras un primer momento donde estos eventos se realizaban de manera eventual en la propia Plaza Mayor, en el siglo XVIII se trasladó la fiesta a una plaza de toros en los Jardines del Buen Retiro, junto a la actual Puerta de Alcalá. Su servicio taurino se prolonga hasta 1874, cuando se derriba y se inaugura otra junto a la carretera de Aragón, que se mantiene en funcionamiento hasta 1934. Pocos años antes, en 1931 se inaugura la actual Plaza Monumental de las Ventas, aunque no empieza su servicio regular hasta el año 1935.

Mapa de la Calle de Alcalá

Mapa-Calle-Alcalá-1.pdf (43 descargas)
Mapa de la Calle Alcalá, con los principales puntos de interés.
Mapa de la Calle Alcalá, con los principales puntos de interés.

Qué podemos ver recorriendo la Calle de Alcalá

Recorrer la calle de Alcalá completa a pie, es prácticamente imposible y no muy recomendable. Sin embargo, en sus primeros metros es donde se concentran la gran mayoría de edificios y monumentos emblemáticos. La distancia entre la Puerta del Sol y la Plaza Monumental de las Ventas son aproximadamente unos 5 kilómetros, tras los que se puede coger el metro en dicho lugar con línea directa de nuevo a la Puerta del Sol.

La calle de Alcalá comienza su trazado, y nuestro recorrido, en plena Puerta del Sol, justo en el acceso en el que se puede ver la estatua del Oso y el Madroño. Nada más nacer va directa a varios edificios emblemáticos como la Real Casa de la Aduana (actual sede del Ministerio de Hacienda) y la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. Avanzando un poco más, en su cruce con la calle Sevilla que da nombre a la parada de metro que encontramos, podemos ver también la Iglesia de las Calatravas, interesante especialmente por su retablo.

Tras subir una pequeña cuesta, la calle de Alcalá enfila hacia abajo y nos lleva ante tres edificios tan importantes por su valor gubernamental como aburridos para el visitante: La Secretaría de Estado de Igualdad, el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte y la Secretaría General de Instituciones Penitenciaras. Esta zona de Madrid, por su condición de capital, es muy burocrática. Pero pronto la dejamos atrás y llegamos a la zona de más interés.

Edificio Metrópolis y Círculo de Bellas Artes

Detalle de la parte superior y la cúpula del emblemático Edificio Metrópolis, en la Calle de Alcalá.
Detalle de la parte superior y la cúpula del emblemático Edificio Metrópolis, en la Calle de Alcalá.

El siguiente cruce es con otra de las grandes arterias de la ciudad, la Gran Vía. Justo en este punto, a nuestra izquierda podremos observar el emblemático edificio Metrópolis, popular por su espectacular fachada y su imponente cúpula con una figura de la Victoria Alada en lo más alto. En este mismo cruce, pero un poco más adelante nos encontramos con el Círculo de Bellas Artes, un edificio cultural dedicado al arte y el teatro desde cuya azotea pueden verse una de las mejores panorámicas de Madrid y, con total seguridad, la mejor vista del Edificio Metrópolis.

Plaza de Cibeles

Fuente de la Diosa Cibeles.
Fuente de la Diosa Cibeles.

Nuevamente nos adentramos en una zona burocrática (Banco de España, Instituto Cervantes…), pero que será la antesala de uno de los grandes emblemas de la ciudad, la Plaza de Cibeles. En esta concurrida y popular plaza que sirve para ordenar el tráfico que transcurre entre el Paseo de la Castellana – Recoletos y el Paseo del Prado (la calle de los museos), podemos ver la popular Fuente de Cibeles, símbolo de Madrid y lugar de celebración de éxitos deportivos. En este punto vemos también el Palacio de Cibeles (anteriormente conocido como Palacio de las Comunicaciones y actual sede del Ayuntamiento de Madrid) y la Casa de América, lugar de referencia para las relaciones entre España e Iberoamérica.

Puerta de Alcalá

La Puerta de Alcalá.
La Puerta de Alcalá.

Al fondo de este paseo, pudiéndose ver desde la propia Plaza de Cibeles nos encontramos con otro de los símbolos de la ciudad, la Puerta de Alcalá. Tras rodearla y atravesar la plaza en la que se encuentra (Plaza de la Independencia), transcurrimos a lo largo del muro norte del Parque del Retiro (con varias entradas al mismo). Justo en este trayecto, junto a uno de los grandes pulmones de la ciudad se encuentran la Casa Árabe, lugar para las relaciones entre España y la comunidad árabe y lugar de encuentro con su cultura y gastronomía.

Desde este punto, la calle de Alcalá se adentra en el distrito de Salamanca, cruzando calles tan populares como Serrano, Príncipe de Vergara o la Plaza de Manuel Becerra hasta llegar a la Plaza Monumental de las Ventas, la plaza de toros de la ciudad que sirve como fin de nuestro trayecto. A partir de aquí la calle de Alcalá cruza la M30 y se va alejando paulatinamente del centro de la ciudad.

Artículo anteriorLa Puerta de Alcalá
Artículo siguienteHistoria de la Gran Vía

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.