Si existe una fotografía típica del Parque del Retiro, con permiso del Estanque Grande y el Monumento a Alfonso XII al fondo, es el Palacio de Cristal con esa instantánea tomada desde el otro lado del estanque. Sin embargo, para aquel que no lo conozca o lo vea por primera vez, tal vez la palabra Palacio sea excesiva para denominarlo. Se trata más bien de un pabellón de hierro y cristal, sin estancias interiores, tabiques ni adornos de ningún tipo. Su belleza radica en la combinación de hierro y cristal y en la luz que entra a cualquier hora de día. Fue construido con la idea de realizar exposiciones, y todavía mantiene dicho uso, perteneciendo ahora al Museo de arte Reina Sofía.

Historia del Palacio de Cristal

El Palacio de Cristal se construyó en 1887 para albergar una exposición de flores y plantas exóticas traídas desde filipinas. La intención de sus constructores era que tras esta primera exposición continuara su uso expositivo con materiales traídos desde el otro lado del océano. Hoy en día todavía continua como sala de exposiciones, perteneciendo al museo de arte Reina Sofía.

El autor de su diseño fue el arquitecto Ricardo Velázquez Bosco, también autor del cercano Palacio de Velázquez y del popular Palacio de Fomento, actual sede del Ministerio de Agricultura. Según los expertos se inspiró en el famoso Crystal Palace de Londres, que supuso una revolución arquitectónica en la época.

¿Cómo es el Palacio de Cristal?

El Palacio de Cristal posee una estructura que prácticamente en su totalidad está construida en hierro y cristal, salvo la terraza de acceso, a la que se accede por una gran escalinata de granito, y las columnas jónicas de su entrada. La parte no acristalada de las fachadas está decorada con azulejos del famoso ceramista Daniel Zuloaga.

Vista idílica del Palacio de Cristal desde el otro lado del estanque en Otoño.
Vista idílica del Palacio de Cristal desde el otro lado del estanque en Otoño.

Pero si el Palacio en sí, es precioso, mejora todavía más por su integración con el entorno. Está situado junto a un pequeño estanque, con un gran surtidor de agua en su centro, orillas de césped alrededor, fauna típica como patos, gansos y tortugas y una serie de árboles que enmarcan la escena si se observa el edificio desde el otro lado del estanque. Además, se trata de árboles de hoja caduca cuyas hojas cambian de color e incluso se pierden completamente en invierno, lo que hace posible que con un mismo punto de vista, la fotografía que tomemos sea completamente diferente dependiendo de cada época del año. Además, cuando el surtidor de agua no se encuentra encendido, la superficie del estanque está completamente en calma ofreciendo al visitante un reflejo perfecto de todo el edificio.

Aunque el Palacio de Cristal merece la pena sobre todo observar desde fuera, y especialmente desde el otro lado del estanque, sigue siendo usado como sala de exposiciones, por lo que se puede acceder a su interior de manera gratuita dentro de su horario de apertura. El horario de octubre a marzo es de 10 a 18h (del 1 al 24 de octubre hasta las 19h). De abril a septiembre de 10 a 22h. Cierra los días 1 y 6 de enero, 2 de mayo, 25 y 31 de diciembre. También puede cerrar los días de lluvia debido a las características del edificio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.