En la zona sur del Parque del Retiro existe uno de los paraísos para los amantes de las flores, especialmente en primavera. Al igual que la Rosaleda del Parque del Oeste, el Parque del Retiro posee también su propia Rosaleda de casi una hectárea de superficie con más de 5.000 ejemplares de rosales con carteles identificativos de cada tipo de rosa en el parterre en el que están plantadas. Se construyó en 1915 siguiendo el modelo de los existentes en otros grandes parques europeos.

Historia de la Rosaleda del Retiro

La Rosaleda del Retiro fue diseñada en 1915 por Cecilio Rodríguez, Jardinero Mayor de la Villa. Para ello se inspiró en otras grandes rosaledas de parques y jardines europeos, utilizando un espacio en el que previamente se encontraba un invernadero y con anterioridad un pequeño lago donde se podía patinar cuando se helaba en invierno.

Pese a su gran aspecto y cuidada ubicación de miles de rosales que florecen cada primavera, tras su reconstrucción una vez terminada la Guerra Civil, se decidió realizar una nueva y popular rosaleda en el Parque del Oeste. Esta nueva rosaleda se realizó con una más rigurosa configuración botánica y especializada en el cultivo de esta preciada flor, organizando cada año el concurso Internacional de Rosas. Sin embargo, la mejor ubicación de la Rosaleda del Parque del Retiro la hace más accesible a los visitantes foráneos.

¿Cómo es la Rosaleda del Parque del Retiro?

La Rosaleda del Retiro ocupa algo menos de una hectárea, tiene forma elíptica y la disposición de sus parterres es simétrica. Está delimitado por un seto perimetral con cuatro aberturas que sirven de acceso al recinto. Cada parterre dispone de un cartel explicativo que informa de la especie de rosa que alberga. Los setos que los rodean y cuidan están siempre cuidados y cortados a la altura exacta para poder disfrutar de las bellas flores, pero cuidando de que nadie pueda acercarse a ellas fácilmente.

Pequeño estanque en el centro de la Rosaleda del Parque del Retiro.
Pequeño estanque en el centro de la Rosaleda del Parque del Retiro.

En el centro hay un pequeño estanque y a los lados de éste dos fuentes de piedra caliza blanca. De estas fuentes caen varios hilillos de agua para dar al entorno un ambiente más relajante.

Aunque la mejor época para visitar la Rosaleda del Retiro es la Primavera, por los cientos de colores de los diferentes rosales en floración, lo cierto es que la variedad de especies es tan grande que se pueden encontrar rosas en todas las épocas del año.

La Rosaleda se encuentra en la parte sur del Parque del Retiro, al final del paseo de coches y muy cerca de la estatua del Ángel Caído.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.