Si hay una comida que está ahora mismo de moda y en boca (nunca mejor dicho) de todo el mundo, son las hamburguesas. Tras años y años de sequía en los que la palabra Burger era automáticamente emparejada con la expresión «comida basura», ha llegado la hora de emparejarla con otra mucho más atractiva, «Gourmet». Y es que la experiencia de comerse este plato a base de discos de carne triturada y pan ha dejado de ser una experiencia «fast food» para convertirse en una auténtica delicatessen a base de carnes maduradas y con recetas cada vez más originales que hacen posible repetir una y otra vez el mismo plato en el mismo o en diferentes restaurantes teniendo la sensación de estar explorando constantemente nuevas variedades completamente originales. En esta vorágine en la que se lanzan nuevos establecimientos con este plato como principal atractivo, en Sevilla lo tienen claro, el templo de la hamburguesa es Burger Food Porn, en el gastronómico barrio de los Bermejales.

Hamburguesa Donald, con carne madurada, foie, salsa de cecina y cheddar madurado, en Burger Food Porn.
Hamburguesa Donald, con carne madurada, foie, salsa de cecina y cheddar madurado, en Burger Food Porn.

Con apenas unos pocos años de vida, Burger Food Porn se ha convertido en lugar de peregrinación obligatoria para todos los amantes de la carne picada. Su historia comienza cuando Juan Higueras, el artífice de las recetas del restaurante, emigra a Barcelona a la búsqueda de curtirse en algunas de las grandes cocinas de la ciudad. Mientras en sus ratos libres se dedica a recorrer algunos de los mejores locales de hamburguesas que van surgiendo en Barcelona, una idea va rondándole en la cabeza… ¿por qué no llevar esta fiebre a Sevilla? Es así como finalmente lanza junto su hermano un pequeño local de hamburguesas con pocas pretensiones en el que la calidad de la carne, sus recetas originales y su apuesta por el «food porn» y las hamburguesas instagrameables hacen que el boca a boca llene las reservas de sus escasas mesas con semanas de antelación. El fenómeno ya estaba creado. Poco tiempo después se mudaron a un establecimiento más grande en el mismo barrio de los Bermejales donde poder atender a su creciente demanda y, tras afianzarse, estrenaron otro nuevo local en la zona de Aljarafe más dirigido al delivery y donde no es posible reservar mesa.

Sus hamburguesas pueden presumir de ser las más conocidas de Sevilla. Aquellos amantes de la comida americana en la capital hispalense se dividen entre aquellos que son asiduos consumidores de Burger Food Porn y aquellos que han oido hablar del local pero todavía no han tenido la oportunidad de venir.

Hamburguesa BBQ, de carne madurada bañada en salsa barbacoa, en Burger Food Porn.
Hamburguesa BBQ, de carne madurada bañada en salsa barbacoa, en Burger Food Porn.

Su secreto está en la carne y en su método de elaboración. Se trata de carne de rubia gallega con diferentes grados de maduración (hoy en día las maduran ellos mismos a la vista de todo el mundo en su restaurante) que preparan con el popular método smash. ¿Qué es el método smash? Se trata de una forma de cocinar la hamburguesa en la que en lugar de discos se coloca la carne picada directamente en bolas y se sella aplastándola contra la plancha a alta temperatura durante unos pocos segundos por cada lado, asegurando el sellado de la carne y el punto perfecto de cocción. Todo esto lo acompañan de diferentes y originales recetas que componen su carta y que complementan con una atrevida y original creación cada mes que hace que siempre puedas volver sin miedo a tener que repetir siempre la misma hamburguesa.

En su carta puedes encontrar prácticamente de todo, desde hamburguesas bañadas en salsa hasta otras más simples pero que a la misma vez conservan mejor todo el sabor de la carne madurada. Para gustos los colores, pero si te tuviéramos que recomendar alguna de ellas sin duda serían precisamente las que aparentemente son más simples pero que mantienen todo el sabor de lo que verdaderamente importa, la carne. Nuestras preferidas son la Donald (con foie, salsa de cecina y cheddar madurado), la Tifa (con cecina de león, emulsión de yema de huevo, trufa de temporada y cheddar ahumado), la Payoya (con crema de queso Payoyo, bacon troceado y salsa food porn) y, como no, la estrella de la casa, la Street Burger (que a los dos discos de carne le suma 110gr de costilla de cerdo deshuesada cocinada a baja temperatura, salsa food porn, salsa barbacoa y triple cheddar madurado).

Hamburguesa Payoya, con salsa de queso Payoyo y bacon troceado.
Hamburguesa Payoya, con salsa de queso Payoyo y bacon troceado.

Para complementar el plato principal tampoco es que tengan demasiadas opciones, dejando claro que el centro del local son y serán sus hamburguesas. Los entrantes son escasos pero de muy buena calidad, especialmente las ya clásicas y veneradas croquetas de chuletón. Para el momento dulce ofrecen dos opciones de tarta, la clásica de chocolate con galletas y una especial tarta de queso payoyo, que si bien acompañan bien al resto del menú no son de las mejores que hemos probado.

En cuanto a precios, estamos hablando hamburguesas que van desde los 12 euros de las más sencillas hasta los 15 euros de las Street Burger, que junto con la bebida, el postre y algún entrante para compartir entre varios da unos 20 euros por persona.

Información práctica

Artículo anteriorAl Lío Santa Catalina, tradición desenfadada junto a puerto de Palma de Mallorca

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.